Inicio Destacadas Ariana Marte Castillo, una madre soltera de Santo Domingo Oeste, que clama...

Ariana Marte Castillo, una madre soltera de Santo Domingo Oeste, que clama por una mano amiga

719
0

Por Raúl Germán B.

@RaulGermanB

Santo Domingo, RD.- #RaúlGermánNoticias, dando seguimiento a los principales acontecimientos que ocurren en la zona oeste de la provincia Santo Domingo, llegó hasta la humilde residencia de Ariana Marte Castillo.

En pleno siglo XXI, y luego de que se nos han mostrado todos los números del crecimiento económico del país, el de los últimos 20 años, esta madre soltera vive, junto a sus seis hijos, a “bocajarro” de un arroyuelo-cañada, en la comunidad de Chumplum, que está entre Pueblo Chico de San Miguel de Manoguayabo y Bellas Colinas, en Santo Domingo Oeste.

“Necesito que las autoridades me ayuden con la pared para desviar el arroyuelo-cañada, porque cada vez que llueve abundante agua se mete en mi casa. Yo tengo seis niños, y soy madre soltera de los seis. Lo poco que gano trabajando es para darle de comer a mis hijos, y no tengo la fuerza de cómo hacer eso”, expresó.

Cuando llueve, el agua llega hasta la mitad de su casa. “Yo salgo huyendo, que se dañe todo, pero mis hijos no. Me duelen mis hijos, la vida de mis hijos”, agregó.

Este lugar está entrando por la calle respaldo Águeda Suárez (calle principal de Pueblo Chico), justo frente a una panadería local, y casi al fondo del callejón de tierra, que haces las veces de calle principal, nos dirigimos hasta su casa.

No hay una sola calle o callejón de allí que tenga aceras, contenes o esté asfaltadas. El aire de desesperanza, exclusión y falta de atención es lo que se respira por ahí.

A pesar de que eran las 9:00 de la mañana, cuando llegamos, muchos de los padres de familia estaban sentados a las puertas de sus casas, como muestra inequívoca de que el desempleo es muy elevado en esta barriada.

La mayoría de las casas son de terminación a medias, maltrechas y en mal estado, a pesar de que sus propietarios o inquilinos viven o desviven en ellas.

Cuando se mira al horizonte, camino a la casa de Ariana, se nota el gran crecimiento desproporcionado y sin planificación que impera en el lugar.

En una caminata para atletas, de subida y bajada, sobre todo porque no hay escalones para pisar de manera firme.

Ojalá que luego de este reporte especial las autoridades actuales, los regidores, diputados y los pasados vengan en auxilio de Ariana, que en el futuro tendrá muchos votos en su casa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here